fbpx

Desde el 2017 existe en Ecuador un reglamento específico para suplementos alimenticios, el cual al fin pudo separar (de alguna forma) estos productos del resto de alimentos, y con toda honestidad esta normativa abrió muchas oportunidades para los importadores y productores, sin embargo, su interpretación técnica ha generado conflictos que han llevado incluso a la suspensión de los registros sanitarios o la clausura de establecimientos.

Considerando que dicho reglamento cita normativas nacionales específicas para el etiquetado de alimentos, eso ha causado más de un problema con los usuarios de la agencia sanitaria al momento de hacer declaraciones saludables sobre sus productos, ya que al ser suplementos alimenticios y no alimentos, no deberían aplicar tales restricciones debido a que en variadas ocasiones los suplementos se diseñan para cubrir una necesidad específica, por ejemplo: los triglicéridos de cadena media, empleados en niños de bajo peso.

BLOG: CALCULADORA DE MULTAS POR INCUMPLIMIENTOS

También debemos tomar en cuenta que, cualquier declaración saludable debe estar sustentada científicamente con monografías, artículos científicos o reglamentos reconocidos internacionalmente, y que además bajo ninguna circunstancia se pueden declarar propiedades terapéuticas o “curativas” sobre estos productos; a continuación, voy a citar unos cuantos ejemplos de lo que se puede o no declarar en un suplemento que puede ser una guía al momento de obtener la aprobación de la ARCSA al obtener una notificación sanitaria.

CORRECTO: Calma el estómago debido a sus propiedades carminativas.         

INCORRECTO: Calma el estómago debido a un efecto anti inflamatorio sobre el tracto gastrointestinal.

CORRECTO: Ayuda a mantener los niveles de colesterol que ya están dentro del rango normal      

INCORRECTO: Reduce el colesterol

CORRECTO: Favorece la relajación     

INCORRECTO: Le ayuda a dormirse si tiene dificultades para hacerlo

CORRECTO: Ayuda a mantener el funcionamiento de los cartílagos y articulaciones  

INCORRECTO: Reduce el dolor y rigidez asociados con la artritis

CORRECTO: Favorece el funcionamiento sano de la próstata        

INCORRECTO: Ayuda a aliviar los síntomas de la hipertrofia prostática benigna (HPB)

CORRECTO: Úselo como parte de su plan de pérdida de peso

INCORRECTO: Supresor del apetito para el tratamiento de la obesidad

CORRECTO: Refuerza el sistema inmune

INCORRECTO: Refuerza la capacidad anti-vírica del cuerpo

Fuente: Declaraciones de Propiedades de Productos Naturales, ITC.

Como pudieron revisar en estos pocos ejemplos no es posible hacer declaraciones como “Previene el cáncer” o “ayuda en la diabetes”; y las sanciones por parte de la agencia por estos incumplimientos pueden ser muy drásticas con multas cercanas a los 10.000 dólares y la clausura definitiva del fabricante.

BLOG: ¿CÓMO OBTENER UN REGISTRO SANITARIO?

Por otro lado (y esto a criterio personal) no es necesario engañar a nuestros consumidores para vender más un producto, pensemos que es posible que un consumidor que se encuentre enfermo malinterprete las declaraciones saludables y abandone su tratamiento médico por una falsa promesa de cura.

Finalmente, sugiero a los lectores que sustenten muy bien cada declaración saludable que hagan en sus productos y que una consulta oportuna a la ARCSA o a un equipo de asesoría sanitaria, puede ahorrar no solo dinero sino además muchos dolores de cabeza.

Dr. Rodrigo Cherrez, Mgs
Bioquímico farmacéutico, Magister en nutrición Infantil
Cofundador y CEO
ASETECNI

BLOG: ¿QUÉ BUSCA UN INSPECTOR EN UN CONTROL DE ESTABLECIMIENTOS?

Referencias:

Reglamento de suplementos alimenticios: DESCARGAR AQUÍ


NUESTROS CLIENTES


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *